eszenit-web-ed-2018-header-CAT-text-01
eszenit-web-ed-2018-header-CAT-text-01

EDICIÓN 2018
Cuerpos de texto

EDICIÓN 2018
Cuerpos de texto

EDICIÓN 2018
Cuerpos de texto

EDICIÓN 2018
Cuerpos de texto

EDICIÓN 2018
Cuerpos de texto

La I Edición de ESZENIT, “Cuerpos de texto”, propuso un encuentro explosivo entre el cuerpo y la palabra, una celebración mancomunada de la carne, el verbo, la duración y la presencia a través de la danza, la poesía, la pintura y la música. Tres sold outs consecutivos en otros tantos espacios aéreos de Madrid.

La I Edición de ESZENIT, “Cuerpos de texto”, propuso un encuentro explosivo entre el cuerpo y la palabra, una celebración mancomunada de la carne, el verbo, la duración y la presencia a través de la danza, la poesía, la pintura y la música. Tres sold outs consecutivos en otros tantos espacios aéreos de Madrid.

La I Edición de ESZENIT, “Cuerpos de texto”, propuso un encuentro explosivo entre el cuerpo y la palabra, una celebración mancomunada de la carne, el verbo, la duración y la presencia a través de la danza, la poesía, la pintura y la música. Tres sold outs consecutivos en otros tantos espacios aéreos de Madrid.

La I Edición de ESZENIT, “Cuerpos de texto”, propuso un encuentro explosivo entre el cuerpo y la palabra, una celebración mancomunada de la carne, el verbo, la duración y la presencia a través de la danza, la poesía, la pintura y la música. Tres sold outs consecutivos en otros tantos espacios aéreos de Madrid.

La I Edición de ESZENIT, “Cuerpos de texto”, propuso un encuentro explosivo entre el cuerpo y la palabra, una celebración mancomunada de la carne, el verbo, la duración y la presencia a través de la danza, la poesía, la pintura y la música. Tres sold outs consecutivos en otros tantos espacios aéreos de Madrid.

Genoma Poético + Verónica Garzón + Parsec!

Genoma Poético + Verónica Garzón + Parsec!

Genoma Poético + Verónica Garzón + Parsec!

Genoma Poético + Verónica Garzón + Parsec!

Genoma Poético + Verónica Garzón + Parsec!

La azotea de Bastardo Hostel acogió una velada inaugural fiel al espíritu multidisciplinar del festival: el colectivo Genoma Poético orquestó una sorprendente polifonía poética y la bailarina Verónica Garzón interpretó una fascinante pieza de butoh, ilustrada a su vez por Antonio Feliz (aka Parsec!), quien se alió con los tejados y el atardecer para pintar un gran mural en vivo. De traca.

La azotea de Bastardo Hostel acogió una velada inaugural fiel al espíritu multidisciplinar del festival: el colectivo Genoma Poético orquestó una sorprendente polifonía poética y la bailarina Verónica Garzón interpretó una fascinante pieza de butoh, ilustrada a su vez por Antonio Feliz (aka Parsec!), quien se alió con los tejados y el atardecer para pintar un gran mural en vivo. De traca.

La azotea de Bastardo Hostel acogió una velada inaugural fiel al espíritu multidisciplinar del festival: el colectivo Genoma Poético orquestó una sorprendente polifonía poética y la bailarina Verónica Garzón interpretó una fascinante pieza de butoh, ilustrada a su vez por Antonio Feliz (aka Parsec!), quien se alió con los tejados y el atardecer para pintar un gran mural en vivo. De traca.

La azotea de Bastardo Hostel acogió una velada inaugural fiel al espíritu multidisciplinar del festival: el colectivo Genoma Poético orquestó una sorprendente polifonía poética y la bailarina Verónica Garzón interpretó una fascinante pieza de butoh, ilustrada a su vez por Antonio Feliz (aka Parsec!), quien se alió con los tejados y el atardecer para pintar un gran mural en vivo. De traca.

La azotea de Bastardo Hostel acogió una velada inaugural fiel al espíritu multidisciplinar del festival: el colectivo Genoma Poético orquestó una sorprendente polifonía poética y la bailarina Verónica Garzón interpretó una fascinante pieza de butoh, ilustrada a su vez por Antonio Feliz (aka Parsec!), quien se alió con los tejados y el atardecer para pintar un gran mural en vivo. De traca.

La segunda jornada del festival tuvo como marco la preciosa terraza de la CasaB, en la frontera aérea entre Malasaña y Chamberí. Mar Rodríguez Valverde ejecutó un solo de danza experimental rodeada de los collages de Luna Kadima y Le Parody puso banda sonora a la caída del sol. Despidiendo los últimos minutos del verano bien arriba.

La segunda jornada del festival tuvo como marco la preciosa terraza de la CasaB, en la frontera aérea entre Malasaña y Chamberí. Mar Rodríguez Valverde ejecutó un solo de danza experimental rodeada de los collages de Luna Kadima y Le Parody puso banda sonora a la caída del sol. Despidiendo los últimos minutos del verano bien arriba.

La segunda jornada del festival tuvo como marco la preciosa terraza de la CasaB, en la frontera aérea entre Malasaña y Chamberí. Mar Rodríguez Valverde ejecutó un solo de danza experimental rodeada de los collages de Luna Kadima y Le Parody puso banda sonora a la caída del sol. Despidiendo los últimos minutos del verano bien arriba.

La segunda jornada del festival tuvo como marco la preciosa terraza de la CasaB, en la frontera aérea entre Malasaña y Chamberí. Mar Rodríguez Valverde ejecutó un solo de danza experimental rodeada de los collages de Luna Kadima y Le Parody puso banda sonora a la caída del sol. Despidiendo los últimos minutos del verano bien arriba.

La segunda jornada del festival tuvo como marco la preciosa terraza de la CasaB, en la frontera aérea entre Malasaña y Chamberí. Mar Rodríguez Valverde ejecutó un solo de danza experimental rodeada de los collages de Luna Kadima y Le Parody puso banda sonora a la caída del sol. Despidiendo los últimos minutos del verano bien arriba.

Kor'sia + Ochoacostado

Kor'sia + Ochoacostado

Kor'sia + Ochoacostado

Kor'sia + Ochoacostado

Kor'sia + Ochoacostado

La I Edición de ESZENIT concluyó por todo lo alto en azotea del edificio del FabLab IED, en Carabanchel. La editorial doméstica Ochoacostado desplegó su gabinete de nimias maravillas y la compañía de danza Kor’sia robó alientos con Cul de Sac, una pieza de plasticidad arrebatadora, inspirada en la obra del escultor Juan Muñoz. Magia.

La I Edición de ESZENIT concluyó por todo lo alto en azotea del edificio del FabLab IED, en Carabanchel. La editorial doméstica Ochoacostado desplegó su gabinete de nimias maravillas y la compañía de danza Kor’sia robó alientos con Cul de Sac, una pieza de plasticidad arrebatadora, inspirada en la obra del escultor Juan Muñoz. Magia.

La I Edición de ESZENIT concluyó por todo lo alto en azotea del edificio del FabLab IED, en Carabanchel. La editorial doméstica Ochoacostado desplegó su gabinete de nimias maravillas y la compañía de danza Kor’sia robó alientos con Cul de Sac, una pieza de plasticidad arrebatadora, inspirada en la obra del escultor Juan Muñoz. Magia.

La I Edición de ESZENIT concluyó por todo lo alto en azotea del edificio del FabLab IED, en Carabanchel. La editorial doméstica Ochoacostado desplegó su gabinete de nimias maravillas y la compañía de danza Kor’sia robó alientos con Cul de Sac, una pieza de plasticidad arrebatadora, inspirada en la obra del escultor Juan Muñoz. Magia.

La I Edición de ESZENIT concluyó por todo lo alto en azotea del edificio del FabLab IED, en Carabanchel. La editorial doméstica Ochoacostado desplegó su gabinete de nimias maravillas y la compañía de danza Kor’sia robó alientos con Cul de Sac, una pieza de plasticidad arrebatadora, inspirada en la obra del escultor Juan Muñoz. Magia.

Cuerpos de texto

Cuerpos de texto

Cuerpos de texto

Cuerpos de texto

Cuerpos de texto

Somos criaturas híbridas, pero no cíborgs —no todavía—, sino algo mucho más antiguo: somos centauros de carne y palabras. Y sin embargo, habitamos un entorno que, a fuer de ser humano, demasiado humano, está perdiendo su humanidad. Es un entorno hecho, cada vez más, de aceleración exponencial e imágenes —de cuerpos y objetos acelerados que viajan a la velocidad de la luz—. Ambos, velocidad e imágenes construyen un mundo virtual, pulsional e instantáneo que puentea sin compasión —la compasión es una cualidad humana, todavía no de las máquinas— a los cuerpos y al lenguaje. Y al hacerlo, puentean también aquello que cuerpos y lenguaje fabrican juntos: la duración, la materia de la que a su vez está hecha nuestra conciencia, nuestra capacidad de entender o, al menos, de intentarlo.

En esta I Edición de ESZENIT queremos habilitar un espacio (varios) para el encuentro explosivo entre cuerpo y lenguaje. Con ese objetivo hemos preparado una selecta programación de exploradores y renovadores de la somática y la lírica. Con ellos os convocamos de nuevo a la las alturas de Madrid para participar en una celebración mancomunada de la carne, el verbo, la duración y la presencia. Por unas horas, que la luz del atardecer viaje a la velocidad de los cuerpos tangibles y no que los cuerpos viajen a la velocidad de la luz. Veníos arriba con nosotras, cerca del cielo y el precipicio o, como cantaba Valèry, “cerca de un corazón, de ese inicial abismo donde surge el poema: entre el suceso puro y el vacío”.

Somos criaturas híbridas, pero no cíborgs —no todavía—, sino algo mucho más antiguo: somos centauros de carne y palabras. Y sin embargo, habitamos un entorno que, a fuer de ser humano, demasiado humano, está perdiendo su humanidad. Es un entorno hecho, cada vez más, de aceleración exponencial e imágenes —de cuerpos y objetos acelerados que viajan a la velocidad de la luz—. Ambos, velocidad e imágenes construyen un mundo virtual, pulsional e instantáneo que puentea sin compasión —la compasión es una cualidad humana, todavía no de las máquinas— a los cuerpos y al lenguaje. Y al hacerlo, puentean también aquello que cuerpos y lenguaje fabrican juntos: la duración, la materia de la que a su vez está hecha nuestra conciencia, nuestra capacidad de entender o, al menos, de intentarlo.

En esta I Edición de ESZENIT queremos habilitar un espacio (varios) para el encuentro explosivo entre cuerpo y lenguaje. Con ese objetivo hemos preparado una selecta programación de exploradores y renovadores de la somática y la lírica. Con ellos os convocamos de nuevo a la las alturas de Madrid para participar en una celebración mancomunada de la carne, el verbo, la duración y la presencia. Por unas horas, que la luz del atardecer viaje a la velocidad de los cuerpos tangibles y no que los cuerpos viajen a la velocidad de la luz. Veníos arriba con nosotras, cerca del cielo y el precipicio o, como cantaba Valèry, “cerca de un corazón, de ese inicial abismo donde surge el poema: entre el suceso puro y el vacío”.

Somos criaturas híbridas, pero no cíborgs —no todavía—, sino algo mucho más antiguo: somos centauros de carne y palabras. Y sin embargo, habitamos un entorno que, a fuer de ser humano, demasiado humano, está perdiendo su humanidad. Es un entorno hecho, cada vez más, de aceleración exponencial e imágenes —de cuerpos y objetos acelerados que viajan a la velocidad de la luz—. Ambos, velocidad e imágenes construyen un mundo virtual, pulsional e instantáneo que puentea sin compasión —la compasión es una cualidad humana, todavía no de las máquinas— a los cuerpos y al lenguaje. Y al hacerlo, puentean también aquello que cuerpos y lenguaje fabrican juntos: la duración, la materia de la que a su vez está hecha nuestra conciencia, nuestra capacidad de entender o, al menos, de intentarlo.

En esta I Edición de ESZENIT queremos habilitar un espacio (varios) para el encuentro explosivo entre cuerpo y lenguaje. Con ese objetivo hemos preparado una selecta programación de exploradores y renovadores de la somática y la lírica. Con ellos os convocamos de nuevo a la las alturas de Madrid para participar en una celebración mancomunada de la carne, el verbo, la duración y la presencia. Por unas horas, que la luz del atardecer viaje a la velocidad de los cuerpos tangibles y no que los cuerpos viajen a la velocidad de la luz. Veníos arriba con nosotras, cerca del cielo y el precipicio o, como cantaba Valèry, “cerca de un corazón, de ese inicial abismo donde surge el poema: entre el suceso puro y el vacío”.

Somos criaturas híbridas, pero no cíborgs —no todavía—, sino algo mucho más antiguo: somos centauros de carne y palabras. Y sin embargo, habitamos un entorno que, a fuer de ser humano, demasiado humano, está perdiendo su humanidad. Es un entorno hecho, cada vez más, de aceleración exponencial e imágenes —de cuerpos y objetos acelerados que viajan a la velocidad de la luz—. Ambos, velocidad e imágenes construyen un mundo virtual, pulsional e instantáneo que puentea sin compasión —la compasión es una cualidad humana, todavía no de las máquinas— a los cuerpos y al lenguaje. Y al hacerlo, puentean también aquello que cuerpos y lenguaje fabrican juntos: la duración, la materia de la que a su vez está hecha nuestra conciencia, nuestra capacidad de entender o, al menos, de intentarlo.

En esta I Edición de ESZENIT queremos habilitar un espacio (varios) para el encuentro explosivo entre cuerpo y lenguaje. Con ese objetivo hemos preparado una selecta programación de exploradores y renovadores de la somática y la lírica. Con ellos os convocamos de nuevo a la las alturas de Madrid para participar en una celebración mancomunada de la carne, el verbo, la duración y la presencia. Por unas horas, que la luz del atardecer viaje a la velocidad de los cuerpos tangibles y no que los cuerpos viajen a la velocidad de la luz. Veníos arriba con nosotras, cerca del cielo y el precipicio o, como cantaba Valèry, “cerca de un corazón, de ese inicial abismo donde surge el poema: entre el suceso puro y el vacío”.

Somos criaturas híbridas, pero no cíborgs —no todavía—, sino algo mucho más antiguo: somos centauros de carne y palabras. Y sin embargo, habitamos un entorno que, a fuer de ser humano, demasiado humano, está perdiendo su humanidad. Es un entorno hecho, cada vez más, de aceleración exponencial e imágenes —de cuerpos y objetos acelerados que viajan a la velocidad de la luz—. Ambos, velocidad e imágenes construyen un mundo virtual, pulsional e instantáneo que puentea sin compasión —la compasión es una cualidad humana, todavía no de las máquinas— a los cuerpos y al lenguaje. Y al hacerlo, puentean también aquello que cuerpos y lenguaje fabrican juntos: la duración, la materia de la que a su vez está hecha nuestra conciencia, nuestra capacidad de entender o, al menos, de intentarlo.

En esta I Edición de ESZENIT queremos habilitar un espacio (varios) para el encuentro explosivo entre cuerpo y lenguaje. Con ese objetivo hemos preparado una selecta programación de exploradores y renovadores de la somática y la lírica. Con ellos os convocamos de nuevo a la las alturas de Madrid para participar en una celebración mancomunada de la carne, el verbo, la duración y la presencia. Por unas horas, que la luz del atardecer viaje a la velocidad de los cuerpos tangibles y no que los cuerpos viajen a la velocidad de la luz. Veníos arriba con nosotras, cerca del cielo y el precipicio o, como cantaba Valèry, “cerca de un corazón, de ese inicial abismo donde surge el poema: entre el suceso puro y el vacío”.

Estáis todas invitadas.

Estáis todas invitadas.

Estáis todas invitadas.

Estáis todas invitadas.

Estáis todas invitadas.

Actividad subvencionada por el
Ministerio de Cultura y Deporte

Actividad subvencionada por el
Ministerio de Cultura y Deporte

Actividad subvencionada por el
Ministerio de Cultura y Deporte

eszenit-web-logo-ministerio-01

Con la maravillosa aportación de:

Con la maravillosa aportación de:

Inés, Ik Er, Mapi, Sailing Stones, Montse, Luis, Jaume, Ana, Marta, Dave, Oren, Marta, Marta Meyga, Edu, Saskia, Flora, Carlos, Marina, Pepa, Paco, Mihaela, David, Tono, Esvi, Maripi, MºJosé, Juan y Sonia

Inés, Ik Er, Mapi, Sailing Stones, Montse, Luis, Jaume, Ana, Marta, Dave, Oren, Marta, Marta Meyga, Edu, Saskia, Flora, Carlos, Marina, Pepa, Paco, Mihaela, David, Tono, Esvi, Maripi, MºJosé, Juan y Sonia

Colaboradores

Colaboradores